Jefes

Nº1- Primer Jefe (Blaaz, Master de fuego).
Este jefe es tan fácil que alguien podría incluso pensar que se trata de una broma. Empezarás viendo al enemigo real, pero esta figura se dividirá más tarde en tres pequeños enemigos. Básicamente, deberás empezar enganchándolos con el boomerang. Al hacer esto te darás cuenta de que unas veces se quedan unidos (formando al enemigo real) y otras veces no. La solución consiste en mirar a la pantalla superior, donde verás que existen algunas diferencias entres los tres espíritus (el número de cuernos). El orden adecuado es el siguiente: 0 cuernos, 1 cuerno, 2 cuernos. Deberás unirlos adecuadamente tan pronto como puedas.
Cuando se conviertan en el enemigo grande, dirígete rápidamente hacia él y golpéale con la espada tantas veces (y tan deprisa!!) como te sea posible. Si empiezan a caer rocas, sólo tienes que continuar moviéndote en línea recta y las esquivarás fácilmente.
Una vez que los enemigos estén separados, repite el paso anterior para reunirlos. Repite estos pasos hasta que esté derrotado.
Tienes que saber que también puedes usar el boomerang para atolondrarle durante un pequeño período de tiempo. Finalmente, si necesitas recuperar vida, hay unas cuantas jarras en la habitación, que puedes usar para restablecer pequeñas porciones de vida de Link

.

Nº2- Segundo Jefe (Cyclock, Master de Viento).
Ligeramente más poderoso que tu último oponente, éste es el tipo de enemigo que se vuelve más fácil de derrotar si sabes qué hacer.
Te darás cuenta fácilmente de que el enemigo está arriba, en el cielo, y no hay forma de lanzarle una bomba. En el suelo hay torbellinos, con localizaciones que van cambiando. Debes usar estos torbellinos para mandar bombas hacia arriba, lo que funciona si la sombre de tu enemigo está en el mismo espacio.
Cuando esta criatura con forma de pulpo sea golpeada por una bomba, caerá al suelo (oportunidad que deberás aprovechar para golpearle con la espada tantas veces como puedas). Repite estas instrucciones, cambiando de torbellino si hace falta, hasta que el enemigo baje atacando (ataque que deberás intentar evitar rodando hacia un lado). También puedes intentar escapar, pero saldrás peor parado. Si desprende huracanes en tu dirección, puedes esquivarlos quitándote de su camino (es fácil de hacer ya que no te seguirán).
Cada vez que tengas la oportunidad, intenta poner una bomba en un torbellino. Ésta le dará a tu enemigo, caerá al suelo y así podrás golpearle con tu espada. Repítelo hasta que esté totalmente acabado.
Como antes, las jarras que hay en el lugar te serán útiles para recargar vida, además de para darte bombas extra (sí, esto es para lo que sirven esas extrañas flores con forma de bomba!).

Nº3- Tercer Jefe (Crayk, Veneno de Coraje).
Esta batalla empieza con lo que yo considero un concepto interesante de jefe. Por muy extraño que te parezca, empezarás viendo la batalla desde la perspectiva del jefe, pero más tarde se convierte en una batalla normal, con el normal movimiento y balanceo de tu espada.
Cuando la batalla empiece, debes mover a Link a un lugar desde el que pueda ver el centro. No hay mucho más que puedas hacer, sólo esperar a que el enemigo vaya en tu dirección (mira la pantalla superior) y rápidamente lanzar una flecha para  hacerlo visible por un momento. Repite esta parte hasta que el armazón de tu oponente empiece a romperse (oportunidad que debes aprovechar para golpearle un par de veces con la espada en su punto débil).
Tras romper el esqueleto totalmente, su espalda quedará desnuda (no literalmente). Continúa pegándole con la espada, dándole al punto azul situado en la cola. No es una tarea fácil, ya que el jefe no para de moverse, así que debes disparar una flecha a su cara para ponerlo en posición de ataque, lo que le impedirá moverse. Mientras tanto, ve a su espalda y golpea su cola tan rápido como puedas. Repite esta estrategia unas cuantas veces y le derrotarás.
Si derrotas a los enemigos menores obtendrás flechas extra y vida, lo que te puede ser bastante útil si te quedas sin estos preciados ítems.

Nº4- Cuarto Jefe (Las Hermanas Cubus Diabólicas).
A pesar de que ya has demostrado que controlas la situación, este jefe es increíblemente fácil. ¿Ves cómo los enemigos intentan lanzarte una bola de energía? Pues bien, sólo tienes que desviarla con la espada tantas veces como te sea posible.
Una vez hecho esto, sigue su camino (sólo con los ojos) e intenta mandarla de vuelta tantas veces como puedas. Personalmente, yo lo hice dando vueltas a Link sobre sí mismo (dibujando rápidamente un círculo alrededor de él), pero puedes hacerlo de otra manera, si tienes otro medio efectivo de devolver la bola de energía.
Cuando el número de enemigos se haya reducido, los que aún están vivos empezarán a lanzarte proyectiles. Tienes que ignorarlos y seguir desviando la bola de energía, operación que deberás repetir hasta que todos los enemigos estén abatidos y la batalla esté ganada.

Nº5- Quinto Jefe (Dongorongo, El Lagarto Acorazado).
Esta batalla se compone de dos secciones diferentes. Primero, controlarás a Link y a otro personaje que le ayudará. Sin embargo, tu protagonista tendrá que enfrentarse más tarde al jefe solo, lo que será algo más difícil.
Por tanto, la primera parte es un poco engañosa. Debes centrar tu atención en el otro personaje y dejar a Link detrás, a menos que se le requiera. Si la cara de Link (pantalla inferior) muestra una señal de peligro, selecciónalo (golpeando ligeramente la cara) y deshazte del peligro, que seguramente serán serpientes.
Con este extraño personaje debes rodear al jefe hasta que puedas golpear sus lados izquierdo y derecho, cerca de su barriga. Sigue atacándole, seleccionando a Link cuando sea necesario, hasta que el enemigo caiga y quede atolondrado. Entonces, debes seleccionar a tu compañero verde y usar una de las recién adquiridas bombas controlables. La debes dirigir hacia la boca del enemigo. Si estás dentro de tiempo, eso producirá una explosión masiva en el interior del cuerpo del enemigo,  hiriéndolo.
Repite unas cuantas veces hasta que la batalla se acabe, cosa que es fácil de notar ya que el ayudante de Link se marchará.
Tras cruzar el puente (asegúrate de coger los ítems de las jarras situadas a ambos lados de la plataforma pues te serán útiles más adelante), empezará la segunda parte de la batalla, permitiendo a Link enfrentarse a este poderoso enemigo más directamente.
La segunda parte de la batalla es más fácil. Cuando el enemigo intente tragarte (esto es, antes de liberar sus llamas de costumbre), lanza rápidamente una bomba en su dirección y se la tragará, lo que le hará explotar. Mientras que está tranquilamente “dormido” en el suelo, golpea la parte azul de su cola varias veces y tan rápido como puedas.
Para terminar, sólo tienes que repetir estos pasos finales hasta acabar con él de verdad.

Nº6- Sexto Jefe (Gleeok, el Dragón de dos cabezas).
Aquí todo es cuestión de Física. No tengo ni idea de cómo unan simple cuerda puede usarse para desviar bolas mágicas, pero ignoremos este detalle, ¿vale?
Primero, tienes que desviar las bolas que te han lanzado con un ángulo que varía según el enemigo que te esté atacando. Normalmente, el campo será así, mostrando cuatro palos:

o    o     

o    o

Si el enemigo de la derecha ataca, deberás colocar la cuerda (usando el arma recién adquirida) así:

o    o
    /
   /
  /
 /
o    o

Haciendo esto el proyectil se desviará de manera que golpeará al enemigo, hiriéndole en la cara.

Si el enemigo que ataca es el de la izquierda, debes colocar la cuerda así:

o    o
 \
  \
   \
    \
o    o

Obviamente, esto desviará el proyectil de manera que golpeará al enemigo de la derecha, dañándole. Repite esto hasta que los dos enemigos desaparezcan. Cuando esto ocurra, debes ir a uno de los puntos rápidamente, o te arrastrará una enorme ola.
Cuando la ola haya pasado, irán hacia ti unos cuantos bloques de hielo. Para evitarlos, quédate donde estás hasta que vengan muchos bloques, ocasión en la que debes irte al punto opuesto de la plataforma. Después, tus dos enemigos volverán y deberás aplicar la estrategia anterior hasta que ambos enemigos muestren sus caras. En ese momento, empezarán a golpearte físicamente desde cerca de la plataforma. Notarás que sus lenguas parecen estrambóticas (es decir, que tienen forma de asa). Debes cogerlas con uno de los dos palos que estén arriba. Esto les dejará inconscientes, tiempo durante el cual debes golpear sus caras con la espada.
Cuando los enemigos se levanten, repite los pasos anteriores (evitando la ola y los bloques de hielo antes de ver a los enemigos otra vez) hasta que los dos enemigos se conviertan en arena. Como puedes suponer, esto es una señal de que has ganado la batalla.

Nº7- Séptimo Jefe (Eox, El Soldado antiguo de piedra).
Este jefe parece impresionante, pero derrotarlo es mucho más fácil de lo que no podría pensar.
Hay varios puntos de unión en el cuerpo del enemigo fáciles de notar ya que están marcados con una luz roja. Sólo tienes que usar uno de los saltadores disponibles en este lugar para realizar un gran salto, durante el cual debes golpear esos puntos tantas veces como sea posible. Hazlo varias veces y al final  llegará un momento en el que no habrá puntos rojos a la vista, ya que estarán en la espalda del jefe. Intentar moverte a la derecha o a la izquierda te impedirá obtener un buen resultado, ya que el enemigo también da vueltas. En vez de eso, como cuando está atacando con las puntas que le salen de la cabeza, está inmóvil, aprovecha este momento para usar cualquier saltador que te permita golpear la espalda del gigante.
Cuando hayas causado suficiente daño (golpeando todos los puntos marcados con bolas rojas) tu oponente será reducido a una cabeza andante. Una vez más, debes usar los saltadores para ganar el impulso que te permita alcanzar la cima de la cabeza del jefe, la cual contiene un cristal que debes golpear rápidamente.
Tras golpear el cristal unas cuantas veces (quizá 3-5 veces, dependiendo de tu velocidad), este enemigo se hará polvo (literalmente!!).

Nº8- Jefe Final, parte 1 (Bellum, Fantasma malvado)
Este monstruo, a pesar de ser el jefe final, no es difícil en absoluto. Puedes tardar un rato en derrotarlo, pero todo depende de cómo de rápido y correctamente golpees sus puntos débiles.
Tiene 4 transformaciones diferentes, que son fáciles de reconocer y de vencer.
Cuando este enemigo está en el medio de la piscina, debes usar la grúa (bueno, ya sabes, el arma con la cuerda) para despegar polvo morado que está pegado al enemigo. Entonces, cuando tengas la oportunidad de sujetar al monstruo, tómate algo de tiempo para derrotar a los enemigos más pequeños que él hará aparecer, ya que puedes ganar ítems de vida extra. Después de hacer esto, sujeta la grúa al enemigo y empújalo hasta ti, lo que te permitirá golpearle con la espada. Repite esto hasta que el enemigo se dirija al próximo piso.
Durante la segunda transformación, tu oponente estará situado en el medio de varias columnas, pero ten cuidado con los ocasionales ataques que intentará hacerte. Cuando te haga todos los ataques, caerá al piso de abajo y sólo tienes que repetir lo de la transformación anterior.
Al final, este enemigo se irá al piso superior, y los ojos se le empezarán a abrir y cerrar. Es todo una cuestión de coordinación ya que necesitas tirar una flecha cuando el ojo esté realmente abierto y desprotegido, o no se volverá morado.
Tras seguir estos pasos, te darán un nuevo ítem. Desde ahora, este enemigo ya no intentará atacarte más. En vez de eso, dará vueltas por el piso de abajo y, de vez en cuando, se dirigirá al centro de la habitación. Cuando esto pase, sólo tienes que usar el reloj de arena que te dieron hace unos momentos. Para usarlo tienes que golpear el icono mostrado en la parte de debajo de la pantalla y dibujar el movimiento del reloj sobre la pantalla, así:

Paso 1:

________

Paso 2:

 _______
       /
      /
     /
    /
   /
  /
 /

Paso 3:
_______
      /
     /
    /
   /
  /
 /
/______

Paso 4:

 ______
 \    /
  \  /
   \/
   /\
  /  \
 /    \
/______\

Fácil, ¿verdad? Así pararás el tiempo durante unos pocos segundos que debes usar para golpear rápidamente el ojo amarillo que se ve enfrente de tu enemigo. Unos segundos después de que el efecto del reloj de arena desaparezca, tu simpática hada aparecerá y restablecerá el status del ítem. Debes repetir este paso y tu enemigo caerá abatido tras varias veces de parar el tiempo y atacar al ojo.

Al contrario de lo que la gente pueda pensar, esta batalla es más fácil de lo que parece, si sabes lo que estás haciendo.
Primero, en vez de mirar a la pantalla superior, que sólo muestra la localización de los ojos pegados al barco, céntrate en golpear las bolas verdes que te tiran, que es la única amenaza aquí (pueden caerte de 1 a 4 a la vez).
Cuando ya no te caigan bolas, usa el cañón para golpear el ojo que tengas más cerca, no importa cuál sea. Si derrotar uno, empieza a golpear el siguiente. Al final, estos ojos volverán pero no te preocupes. Continúa con esta estrategia, primero golpeando las bolas y luego centrándote en los ojos. Notarás que el barco parece caer.
Cuando esto pase y no puedas encontrar ningún ojo más, mira la pantalla superior ya que muestra la posición de los ojos. Los más difíciles están en la parte superior del barco, y sólo aparece durante un tiempo. Así que debes ser cuidadoso y acabar con todos antes de centrarte en estos dos.
Cuando todos los ojos estén abatidos (lo que será fácil y rápido, si sigues las instrucciones), este enemigo morirá.

Jefe Final, parte 2 (Caballero Bellum).
La principal dificultad de esta batalla es saber qué hacer. Pero si estás leyendo este tipo de guía es porque tienes problemas para resolverlo, ¿verdad?  No temas, yo te diré qué hacer.
Primero, usa el poder del reloj de arena (si no sabes cómo hacerlo vuelve a leer la estrategia de la batalla anterior), lo cual congelará el tiempo. Desafortunadamente, esto no te llevará a ninguna parte y el hada será capturada.
De ahora en adelante, la batalla tendrá lugar en la pantalla de abajo, mientras que la de arriba se usará para mostrar la espalda de tu oponente.
Siempre que el gran ojo amarillo esté abierto, mostrado en esa pantalla, debes usar el reloj de arena para parar el tiempo y golpearlo tan rápidamente y tantas veces como puedas. Desafortunadamente, no es tan fácil como parece ya que tu hada no estará alrededor para rellenarte el reloj de arena. Así que tienes que intentar dirigir a tu enemigo hacia una de las esquinas de las plataformas de madera y darle varias veces (lo que abrirá un mini-juego, en el que tienes que frotar la pantalla rápidamente). Esto herirá a tu enemigo durante un segundo, dándote una pequeña oportunidad para golpearle, permitiendo al hada recargar tu preciado ítem. Úsalo como antes, y asegúrate de dañar el ojo que este jefe tiene en su espalda tan rápido como puedas.
Hazlo unas cuantas veces siendo cuidadoso con la parte donde tienes que dirigir al enemigo  al mini-juego (es la más difícil) y ganarás. No ha sido tan duro, ¿verdad?