The Phantom HourglassGuía Templo del Rey del Mar

Templo del Rey del Mar

Ahora podrás ir por el camino que hay en el lado izquierdo de la isla, hacia el norte. Allí encontrarás varios enemigos, debes avanzar acabando con ellos. Antes de llegar a una cueva (el Estrecho de las montañas) verás una extraña piedra con un ojo dibujado. Si la golpeas, recibirás un consejo. Continúa avanzando hacia la derecha.

Ve hacia la derecha y encontrarás una puerta cerrada, continúa en esa dirección para encontrar un cofre cerrado, al abrirlo conseguirás la llave. Así podrás abrir la puerta y continuar. Llegas a una sala más amplia, tienes la puerta de salida al norte pero debes abrir la puerta primero. Hay cuatro tiradores, si los agarras y tiras de ellos en el orden correcto se abrirá la puerta.

Para saber el orden debes ir a dos pequeñas salas que hay a ambos lados de esta sala (para pasar debes empujar unos bloques de piedra). El orden es el siguiente (contando de izquierda a derecha): 2º, 1º, 4º y 3º. Al pasar sigues en el interior de la cueva, sigue avanzando y verás una puerta cerrada. A la izquierda hay unos ratones, uno de ellos tiene una llave.

Puedes derrotarlos con tu espada, si consigues acabar con el que lleva la llave podrás cogerla. El problema es que este ratón es muy escurridizo, para lograr alcanzarle debes tapar uno de los agujeros con el bloque de piedra que hay allí mismo. Así al intentar esconderse, no podrá entrar y conseguirás alcanzarle.

Abre la puerta con la llave del ratón y continúa tu camino hacia la derecha para salir de la cueva y llegar a la parte este de la isla. Allí puedes llegar al puerto, abajo a la derecha, y hablar con un personaje que te dirá que Linebeck no está en el barco. Un poco más a la derecha y más abajo hay una tienda en donde podrás comprar varios objetos. Justo encima de la tienda está la taberna, habla con el dueño para saber hacia donde ha ido.

Ahora sal de allí y dirígete hacia el noreste, allí hay un camino que te lleva hacia el norte de la isla. Sólo podrás pasar si has hablado con el hombre del puerto y con el dueño de la taberna. Una vez arriba, sigue el único camino posible hasta llegar a un pequeño templo. Es el Templo del Rey del Mar.

Dejar una respuesta