Interior del Huevo

Interior del Huevo

En el interior del huevo pasaremos por dos habitaciones que están a oscuras, y en la segunda caeremos por un agujero que nos llevará al interior del laberinto. Dentro del laberinto iremos por el camino que nos ha indicado el libro y llegaremos a la habitación donde se encuentra el enemigo final con el que nos enfrentaremos seis veces (en cada enfrentamiento se transformará en un enemigo diferente). Si llevamos la espada 2, le tendremos que dar la mitad de golpes para destruirle.

-Primer enfrentamiento : En el primer enfrentamiento lucharemos contra una bola negra que se acercar� a nosotros dando botes. Para destruirla le dispararemos tres veces con los polvos mágicos.

-Segundo enfrentamiento : En el segundo enfrentamiento se convertirá en un enemigo que nos lanza bolas de fuego y para destruirle golpearemos la bola de fuego que nos lanza con la espada, de manera que su misma bola le golpee a él. De vez en cuando, también lanzará una bola que al chocar con alguna de las paredes se dividirá en cuatro pequeñaas bolas, las cuales tendremos que esquivar.

-Tercer enfrentamiento : En el tercer enfrentamiento se transformará en un gusano al que tendremos que golpear con la espada.

-Cuarto enfrentamiento : En el cuarto enfrentamiento se transformará en un enemigo que nos lanza un tridente y varios murciélagos. La forma de destruirle es golpeándole con las botas de pegaso repetidas veces, justo cuando aparece, con el fin de evitar que nos lance los murciélagos.

Quinto enfrentamiento : Ahora se convertirá en una bola negra que nos perseguirá alrededor de toda la pantalla. La destruiremos golpeándola con las botas de pegaso.

-Sexto enfrentamiento : En el último enfrentamiento se convertirá en una bola con un ojo y dos tentáculos que giran alrededor de ella. Para destruirle seleccionaremos la pluma y las flechas (las flechas pueden ser sustituidas por el boomerang que conseguimos en la playa). Con la pluma saltaremos los tentáculos cuando nos vayan a dar, y con las flechas le dispararemos al ojo cuando lo tenga abierto.