Autor Tema: El Camino del desierto  (Leído 605 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Ergo

  • Recién Llegado
  • *
  • Mensajes: 1
    • Ver Perfil
    • Email
El Camino del desierto
« en: Octubre 29, 2014, 07:29:09 pm »
Capítulo 1
Detrás del coloso desierto.

Los prisioneros de hylia siguen aqui, sobreviviendo tormentas de arena tras una quemante y hostil barrera que impide la salida de cualquiera, aqui ellos viven, su hogar y familias son sus mayores tesoros.

En medio del desierto en una aldea escondida entre las montañas de arena y la prisión de Naboroo.


Quieres saber la verdad?. El hombre que conociste como tu padre era el líder de la aldea y antes de marcharse mencionó que su hijo seria el responsable de todos nosotros y que el hijo de su hijo, seria tratado como nuestro rey. Aun eres muy joven para llevar ese cargo, pero puedo decirte que tienes un gran talento para decidir y trabajar. Tus ojos ven lo que ninguno y tus manos son tan grandes y fuertes como las del mismo Ergo.

Te preguntarás a diario que fue de él. Pero hablar de su ausencia es cada vez mas difícil de contar. Aqui en este lugar de la tierra, tan seco y desolado hemos sobrevivido gracias a la herencia de tu padre, para cualquier hyliano esta seria una prision donde solo aquellos rebeldes deberían morir.

Este no es nuestro verdadero hogar, no siempre estuvimos en estas condiciones, nuestros recipientes estaban repletos de agua y la unica arena que conociamos se encontraba en los relojes. Pero la causa de que estemos aquí es por culpa de un villano y que solo nosotros sabemos nuestra estadía será permanente.

Nuestro antiguo líder, fué condenado a prision por el rey a quien le servia como primer soldado de su escuderia. En ese entonces no habia un rebelde mas de quien defenderse y por alguna causa se convirtio en una crisis para los que servian de guardia. El rey opto en dar un trabajo extra para los soldados de menor rango, así algunos fueron dispersandose entre la ciudadela y entre ellos tu padre. Por los rumores de la gente se decía que muy pronto nacería el hijo del rey. Los pocos soldados que tenia el rey realizaban trabajos de caza, construcción y tu padre estaba entre los que trabajaban en todo además de la tierra.

Al nacer el heredero del trono la gente aclamaba su llegada pero en la mirada del rey no había más que una inquietud que los sabios describimos con la seguridad que nos identifica. Daphness el primogenito de Zed no podia estar sin un guardian, aunque la paz y tranquilidad del reino fueran tan prósperas y claras como el agua por lo que Zed ordeno que tu padre fuera su protector. Era una etapa de la vida muy tranquila para todos, el tiempo paso y el bebe que cuidaba se volvió un adolescente.
Una mañana paso aquel incidente, el joven hijo del rey desapareció y tu padre junto con el.
Nadie sabía lo que ocurria solo los gritos desesperados de aquellos seguidores y fieles de la familia preocupaban. Un día despues de eso apareció tu padre pero el principe no volvio. Ergo habia sido engañado como a todos los que creían que él fué el culpable de la desaparición del principe, y no fue sino el mismo rufian que intento robar el tesoro real. Tu padre desconsertado por lo que sucedía, no opuso resistencia alguna para ser retenido y encarcelado por la escudería real que el rey conservaba.

Que tu padre fuese un prisionero fué el motivo para traernos a este lugar porque todas las personas que conoces somos su familia y como tales no aceptamos su condena por lo que nos unimos para tener una emboscada que hizo lo posible para liberarlo, pero en el intento, el rey Zed ordeno se desconociera nuestros nombres y se nos declarara traidores a la corona, así que fuimos capturados en el intento de sacar a tu padre de prision y fuimos traídos a este lugar.Todas las personas que conoces aqui se trataron como hermanos no solo por tener las mismas habilidades y sentirse de la misma sangre o por tener el mismo color de ojos sino porque no hubo jamas una traición entre nosotros, mismo lazo tan estrecho que nos llevo a este lugar, lejos de las cumbres, boscosas y hermosas praderas de Hylia.

Fuimos a la prision del coloso desierto porque el lugar era plenamente inhabitable, digno de cualquier traidor. Para llevarnos a ese lugar los guardianes del rey tuvieron que usar estacas gigantes de madera y un lazo de tela roja en lo alto de ellas, ya que era imposible volver así nada mas.
Cuando llegamos ahí, el guardian principal nos dijo que nuestra condena no seria perpetua y para poder liberarnos no intentaramos huir porque de lo contrario nos perderiamos en un mar y tormenta de arena, pasados los días, desesperados porque nuestros alimentos se agotaban, Ergo decidió ir mas alla de la tormenta del Coloso, nos guió a lo que creimos todos era la libertad. Llegamos a este lugar, diferente al de Hylia pero no tan hostil como el del Coloso.

Pronto comenzamos a asentuarnos y comenzamos a contruir nuestra aldea, no habia pena y tristeza para los injustamente condenados porque las familias se mantenían unidas, trabajamos todo lo que pudimos para volver a tener una vida, pero sin Ergo jamás habría sido posible.Tu padre era el hombre mas fuerte de este mundo, todos lo admiraban y le reconocían su talento, pero pocos saben del encuentro de tu padre con la diosa del poder, ese evento marcó la vida de él y solo yo podria decirtela.

Una noche de excursión de tu padre ecuando aún viviamos en Hylia, tuvo lo que él creyó que fué un sueño. Vio desde la duna mas alta una luz de fuego rojo que lo llevo hacia ella. En una cueva donde la luz emergía vió a una mujer. Tu padre al ver a esa mujer solto su arma y ella al verlo le sonrió y le dio su mano. Pese a que el clima era como cualquier helada noche del desierto, la mano de esa mujer parecía tan tibia como la misma agua de los lagos de hylia. Entonces hablo la mujer y le dijo. Irás mas allá de la montaña de arena por una injusticia, tu y yo sabremos que no serás culpable de lo sucedido, pero unicamente yo se por que pasará esto. Sorprendido de las palabras de esa mujer solto su mano y al voltear hacia el camino por donde vino, la luz y la mujer desaparecieron, desvanecido por la nada cayó al suelo, despertando en su cama y  pensando aun que fue solo un sueño se levanto a buscar en la duna donde estaba la luz y la mujer, pero ya no pudo encontrar.

Solo yo sabia la verdad. Porque yo fui por tu padre, lo encontre en suelo y lo lleve hasta su casa. Entendi su encuentro con esa mujer y de ese suceso entendi que tu padre se había encontrado con Din, la diosa del poder. Como era de suponerse las esencias de las Diosas estaban separadas y una de ellas cayo en manos del hombre que podría llevar consigo la manda de ser el verdadero portador de su esencia. Mismo hecho me hizo pensar como sabia y madre de Ergo, que alguien intento tomar el tesoro real y ese ser tenía mas que un maligno corazon, un deseo catastrófico para el mismo mundo.

Como una de los sabios Licea tuvo una premonición, mas allá de los hechos, a las esencias de las diosas alguien las buscaría y que en su intento el rufian usaria cualquier medio para conseguirlo. Todo tenía sentido para los demas sabios que intentaron comprender el incidente que amenazaba la paz de la tierra y hasta ese momento demostraron que Din estaba en la mano de Ergo y este peligraba tanto como todos sus descendientes, los sabios no desconocían por completo al ser maligno que amenazaba la paz del reino,  pero sabían que sucedería algo peor.
ProvengoDeUnaTierraOlvidadaEnMedioDelDesierto.EnElDíaLlegabaUnVientoAbrasadorQueQuemabaLaPiel..PorLaNocheUnVientoHeladoQueCongelabaLosHuesos.ElVientoNoTraíaMasQueMuerte..PeroElVientoQueAcariciabaLasColinasDeHyruleEraSuaveYAmable..QuizásEseViento..EsLoQueYoAnhelaba.SoloPuedeSerElDestino..